Responsabilidad civil particulares

Cualquier trabajador y su toma de decisiones acarrean situaciones antes las que responden personalmente de las consecuencias de sus decisiones. Por tanto, pueden sufrir reclamaciones de accionistas, empleados, acreedores, competidores, etc.

Mediante estas pólizas, se cubren los desembolsos a los que hayan de hacer frente los administradores, consejeros o directivos demandados, en concepto de gastos de defensa, costas judiciales así como la posible indemnización resultante de demandas presentadas en su contra derivadas de una mala gestión de acuerdo con los principio recogidos en la Ley de Sociedades vigente.